El panorama después de las lecciones

. Nacionales

Eleeciones legislativas 2017

Cambiemos se consagró como el gran ganador de la jornada electoral en casi todo el país. Sin una oposición unificada y que juegue fuerte, le dejaron a Cambiemos el mejor escenario posible.

Si bien está habiendo una recomposición de la oposición, las urnas evidenciaron que hasta el momento no se logra encontrar una expresión atractiva para la ciudadanía en general. El eje de campaña de Unidad Ciudadana radicó en la denuncia al ajuste proveniente de parte del Gobierno Nacional, por otro lado y en consonancia el peronismo moderado, quienes claramente resultaron los grandes perdedores a lo largo del país, ejemplos claros: Mazza, Urtubey, Randazo, entre otros.

En comunicación con Enfoque Universitario, Raúl de la Torre, economista de la Televisión Publica, argumentó que la gente no votó con el bolsillo, es decir que los aumentos ya anunciados, tales como el de combustible y gas, no incidieron al momento de emitir su voto. Se ignoró completamente a las consecuencias inmediatas de la suba del combustible, tales como la tracción de otros aumentos, principalmente relacionado al transporte, quien trae consigo aumento en la mercadería en general.

En cuanto a lo que se viene agregó que el Gobierno Nacional está en busca bajar el déficit fiscal para parar con el endeudamiento y la inflación, ya que de esta manera es imposible llevar adelante políticas de distribución de riquezas, reducción de pobreza, entre otros puntos que fueron objetivos de gobierno que siguen pendientes hasta el día de hoy.

Lejos de llegar a estos objetivos, pareciera que se va en camino contrario, puesto que el ajuste no se da sobre el gasto publico, sino sobre el presupuesto de la gente, es decir que el ajuste de ninguna manera se efectúa en pos de bajar un costo en la energía o en el trasporte u otros asuntos que perjudican al ciudadano común.

En este camino, la inflación estaría llegando a fin de año al 25% y sumado a la propuesta de limitar las posibilidades de aumento salarial para el año que viene, es decir ponerle techo a las paritarias y sin olvidar tampoco los aumentos ya anunciados tales como el gas, la luz, las prepagas, el monotributo y trasporte público. En contrapartida se encuentra el discurso de campaña de terminar con la grieta, ya que de seguir en este camino, solo lograrán profundizarla.